Jul 17,2017
Author: Por Aldeide Delgado     Publication: entrevistas

El Pérez Art Museum Miami (PAMM) presenta por estos días el primer capítulo de On the Horizon: Contemporary Cuban Art from the Jorge M. Pérez Collection, una exposición multipartita que incluye más de 170 obras de artistas cubanos contemporáneos. Es la muestra de arte cubano más grande que ha organizado hasta ahora el PAMM, con el fin de destacar las recientes adquisiciones y obras donadas a esta institución por el coleccionista de padres cubanos Jorge M. Pérez.

Con estas nuevas incorporaciones a la colección, el PAMM -el principal museo de arte de Miami- se convierte en uno de los repositorios más grandes de arte cubano contemporáneo en Estados Unidos. “Es una colección que está creciendo, y para una institución en Miami esto es muy importante, debido a las relaciones con la comunidad y la historia cubana”, dice Tobías Ostrander, curador de la exposición. “La exhibición es una celebración de las 170 obras que Jorge Pérez ha donado al museo. Una colección donde sobresale la imagen del horizonte en su dimensión contradictoria, como espacio de meditación, atemporalidad y libertad pero también como barrera, lugar de pérdida y aislamiento. Las obras aquí reunidas hacen referencia al paisaje, al horizonte como símbolo de deseo, de un territorio imposible y de un futuro allende el mar”, agrega.

Bajo la idea del horizonte como temática, On the Horizon se divide en tres capítulos, que irán abriendo uno a uno a lo largo del tiempo. El primero, Internal Landscapes, que se puede ver hasta el 10 de septiembre de 2017 en el PAMM, procura explorar el cuerpo como paisaje interior y espacio psicológico.

El segundo capítulo, Abstracting History (del 21 de septiembre de 2017 al 7 de enero de 2018) examina de cerca las geometrías abstractas -incluidas las líneas del horizonte- y cómo éstas se relacionan tanto con narrativas personales como históricas. Por último, Domestic Anxieties (del 18 de enero de 2018 al 8 de abril de 2018) presentará trabajos centrados en las inseguridades cotidianas y las tensiones personales del individuo.

El primer capítulo de On the Horizon reúne la obra, entre muchos otros, de Yoan Capote, Antonia Wright, Juan Carlos Alom, Enrique Martínez Celaya, Elizabeth Cerviño, Teresita Fernández, José Bedia,Tania Bruguera, Sandra Ramos, Rubén Torres Llorca, Rogelio López Marín (Gory) y Luis Cruz Azaceta, artistas que usan el cuerpo para hablar de espiritualidad, sexualidad, identidad y exilio.

Conversamos con Jorge M. Pérez sobre los motivos y alcances de esta exposición, que se presenta en medio del renovado interés internacional por el arte cubano, en momentos en que las relaciones entre Estados Unidos y Cuba sigue siendo un tema activamente discutido.

Aldeide Delgado: Recientemente realizó una donación de obras al Pérez Art Museum Miami (PAMM) que se presentarán durante el transcurso del año mediante la exhibición On the Horizon. ¿Cómo comenzó a coleccionar arte? ¿Cuáles han sido las etapas que han marcado su colección? ¿Cuáles artistas le han interesado a través de los años?

Jorge M. Pérez: Empecé a coleccionar cuando estaba en la universidad. En aquel entonces había tomado la decisión de no volver a Latinoamérica, de quedarme en Estados Unidos. Esta elección me hizo sentir muy triste, con mucho miedo de perder mis raíces latinas y por eso me dediqué al principio a coleccionar arte solamente latinoamericano y, estando influenciado por mi madre que me llevaba a los museos cuando chiquito, empecé a coleccionar artistas latinoamericanos clásicos: Diego Rivera, Torres García, Wifredo Lam, Amelia Peláez, especialmente de esos países donde había vivido y tenía una influencia. Uno, Cuba porque fue donde nacieron mis padres y mis abuelos, dos, Argentina porque fue donde nací, y tres, Colombia porque fue donde hice todo mi bachillerato al salir del exilio cubano.

Me gustaba mucho el arte de México porque era un arte que exaltaba lo nativo. No se iba a buscar a Europa ni a Nueva York, sino iba a buscar al indígena. Los grandes de México, los muralistas Siqueiros, Orozco y Diego Rivera, eran para mí el orgullo de ser latinoamericano, y eso era muy importante: saber de dónde venían nuestras raíces. Los cubanos también, especialmente artistas como Bedia, Esson, casi todos estaban buscando sus raíces africanas, y entonces ves que la búsqueda del antecedente africano, la combinación de razas, era un elemento sumamente importante. Esta fue mi primera influencia cuando coleccionaba completamente arte latinoamericano clásico. Al hacer la primera gran donación al museo de 40 millones de dólares y dar toda mi colección, cambió. El cambio no fue dejar de coleccionar arte latinoamericano. Yo quería empaparme mucho más en la vida del artista y entonces quise solamente coleccionar artistas vivos donde yo podía hablar sobre el significado del arte para ellos. Hoy en día cuando compro arte siempre hablo con el artista, con el galerista y empiezo a entender lo que quieren decir y su creatividad. En esta segunda etapa me he orientado completamente al arte contemporáneo. He explorado más formas artísticas, ya no solamente pintura y escultura, sino además video e instalaciones. Todas estas manifestaciones que antes yo no coleccionaba y que me ha costado tiempo y trabajo comprender, pero que han sido de gran ayuda para mi desarrollo, en esta vida artística.

Entonces, esta nueva colección es sobre todo latinoamericana pero también de otras latitudes. Lo que me gusta lo compro, o sea, tengo una colección fuerte de artistas de Nueva York, de California, de Europa, de África que complementa a la colección latinoamericana. La última donación al museo -le he dado completamente alrededor de doscientas piezas de arte contemporáneo cubano- comprende desde los artistas más viejos como Mendive y Fabelo -que están vivos-, todos amigos míos, hasta los más jovencitos como Cerviño.

AD: Arrechea (risas)

JP: Arrechea ya es middle (risas), Campins…

AD: Glenda León…

JP: Glenda León… Todos estos están en la colección y todos los vas a ver. El museo, en vez de hacer una presentación muy grande, la ha separado en tres etapas. Ahora se puede ver la primera etapa que durará unos tres o cuatro meses, y después se cambia completamente para la otra etapa. Esto es muy importante porque yo creo que Miami es una ciudad que se crea por el exilio cubano y es muy importante que la colección más importante de arte cubano en Latinoamérica, en el mundo, esté en Cuba y en Miami, y por eso para mí es muy importante esta donación.


AD: Además de su rol como principal gestor del Pérez Art Museum Miami, su relación con el arte también se expresa en la importancia de la producción artística para cada uno de sus proyectos inmobiliarios. Por ejemplo, destaca la inauguración del Brickell Heights con murales del artista argentino Fabián Burgos, o el Parque de Esculturas en SLS Puerto Madero, en Buenos Aires. ¿Cómo llega a la definición de articular arte y arquitectura en cada una de sus propuestas?

JP: Desde que estaba en el bachillerato y en la universidad el arte influyó mucho en mí. Me ayudaba a comprender el mundo de una forma que no existía en los libros; o sea, me hacía mi vida mejor, me hacía pensar y ver las cosas que estaban sucediendo, por ejemplo, en Colombia, en Latinoamérica, en una forma expresada artísticamente. Puede haber sido con arte conceptual o con arte abstracto como Fonseca, pero estaba siempre. El arte me ayudaba a comprender la vida y me hacía una persona más completa.

Entonces, cuando empecé a realizar proyectos, especialmente proyectos grandes, lo primero que hice fue pensar: “Si esto me pasa a mí, me encantaría que le pudiera pasar al resto del público”. Inmediatamente creamos un departamento de arte en la compañía para que lo artístico fuera parte integral de todos los edificios. Pensaba que si el arte hace mi vida mejor va a ser mejor la vida de las personas que van a vivir en los espacios arquitectónicos.

Cuando hacemos un edificio pensamos en cuatro cosas: una, es el arquitecto, la segunda es el interior designer, la tercera es el paisajista, y la cuarta es el arte. Este es completamente separado de lo anterior. Nosotros no dejamos al arquitecto ni al diseñador de interiores escoger el arte, para eso tenemos expertos que interpretan el edificio y desde el principio piensan las obras para ese inmueble. Eso es muy importante sobre todo para darle vida a los espacios. La convivencia de las personas en el edificio se ha beneficiado de esto. Hemos tenido muy buen resultado. La gente después de vivir aquí siempre me dice: “Yo no creía que me iba a gustar tanto estar rodeada de arte, que fuera tan trascendente”. Y el arte es muy importante, el arte es como el soul, el corazón, el alma de las personas.



AD: Indudablemente usted es una figura clave para el crecimiento arquitectónico y urbanístico de la ciudad de Miami. Entre sus próximos proyectos se encuentra la celebración de la International Champions Cup que será el primer clásico de la historia del fútbol español en Estados Unidos y el segundo fuera de España. ¿Con qué más sueña Jorge M. Pérez para la ciudad?

JP: Sabes que participé mucho para traer el clásico. Yo soy el five chairman del equipo y acabo de llegar de la Champion Cup en Inglaterra donde el Real Madrid le ganó a Juventus. Dos días increíbles. Creo que el fútbol es el deporte más importante del mundo, el que tiene más seguidores, y Estados Unidos debe tomar un rol más activo en esto. Estamos trabajando muy duro en este sentido. ¿Qué es lo que me queda? Yo soy una persona muy afortunada. Quiero que me queden suficientes años para continuar haciendo lo que hago: crear bellos edificios, coleccionar arte, hacer filantropía, darle a la comunidad. Cuando me preguntan qué es lo más importante para ti, es coger a los niños que están en tercer grado, que tienen 8 y 9 años, y traerlos gratis al museo. Ver a esos niños que antes no tenían la posibilidad, uno, porque no había un museo en Miami, y dos, porque no tenían ingresos para acceder, haciendo preguntas, abriéndosele la mente, es lo más lindo del mundo. Poder contribuir al crecimiento de nuestra juventud.

FacebookTwitterGoogle+PinterestShare
FacebookTwitterGoogle+PinterestShare